El abrazo del pingüino

abrazo pinguinoEl pingüino más grande de su especie se pega a sus semejantes para darse calor y repartir así la exposición al frío, formando una alineación que recuerda a la formación de tortuga del ejército romano. En esa masa de pingüinos, los individuos se mueven constantemente para evitar que el frío le toque siempre a los mismos.

La forma en que se mueven es tan sutil que aún hoy día es objeto de investigación científica. Un misterio que les permite sobrevivir. Sin el abrazo colectivo la especie se hubiera extinguido.

¿ Y qué tiene que ver esto con el Mindfulness? Os preguntaréis.

Pues todo.

Sin la atención plena al instante preciso en que cada pingüino debe desplazarse de una manera prácticamente imperceptible, sería imposible que este baile, este abrazo colectivo surtiese efecto.

Y para ello deben tener una férrea conciencia de grupo, así como saber practicar la compasión para ponerse en el lugar del compañero, literalmente. Cuando llega el momento en que uno de los pingüinos,  ya ha soportado todo el frío del que es capaz, otro inicia el movimiento para ocupar su lugar: atención plena, compasión, aceptación de la realidad, intención, conciencia de especie… Mindfulness en acción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s